Herencia.

El acné es una enfermedad genetica. El acne es una enfermedad genética y aquellos que lo han heredado tienen un defecto en la estructura y funcionamiento de la piel. A lo largo de sus vidas, estas personas tendrán tendencia al acne y serán susceptibles a los factores desencadenantes que pueden exacerbar esa condición.

Estrés

El estrés activa la glándula pituitaria para que ésta estimule a las glándulas adrenales. Estas producen testosterona en la mujer lo cual da como resultado un aumento en la producción de grasa. Cosméticos Los ingredientes comedogénicos penetran el folículo piloso y causan irritación lo cual estimula la producción de grasa.

Todos los productos que son aplicados en la piel deben ser revisados en cuanto a su comedogenicidad.

Medio ambiente

La contaminación y la exposición al sol pueden agravar la condición acnéica. Los rayos ultravioleta irritan y dañan la piel. La piel responde con un aumento en la producción de células como un mecanismo de defensa, no sólo en la superficie sino también dentro del folículo. Los resultados son lesiones de acné.

Hormonas

Las fluctuaciones hormonales pueden causar brotes de acné (menstruación, embarazo, pastillas anticonceptivas). Si hay un aumento de andrógenos (testosterona) habrá un aumento en la producción de grasa, mientras que si los niveles de estrógenos son altos habrá una disminución en la producción de grasa.

Fricción

La fricción y los traumatismos en la piel pueden estimular la producción de grasa. La solución es encontrar la causa y eliminarla.

Calor y humedad

El calor y humedad aumentan la producción de grasa y el riego sanguíneo. Se deben evitar los humectantes pesados.

Aceites industriales

Los hidrocarburos son comedogénicos. Una rutina de limpieza frecuente y eficiente es necesaria para retirar la grasa superficial, de ser posible limpie su piel tres veces sin maltratar su piel.